miércoles, abril 04, 2007

DIEGUITO


Esta obra es un auténtico reto por su punto de vista nada convencional. Es un trabajo bastante distinto del anterior, y muy atrevido, y me ha obligado a poner en marcha múltiples aspectos técnicos y mucha, mucha paciencia... pero ha supuesto un gran aprendizaje. El abombamiento del murete y el curvamiento del suelo son efectos ópticos pintados. Espero que os resulte interesante. Óleo sobre lienzo (60X80). Obra expuesta y catalogada. En colección del autor.


8 comentarios:

Meli dijo...

Has conseguido una vez más sorprenderme y sigo emocionándome al ver culminar tus obras. Me parece un trabajo fantástico y que además continua haciéndome sentir tan orgullosa del maestro Tomás Santos como del amigo Tomi. Enhorabuena y besotes.

Anónimo dijo...

Cariño mío! a ti no hay reto que se te ponga por delante...¡ole, ole y ole! qué ganas de verlo en el blog...
¡Qué guapo es mi ahijado y qué bien te ha "quedao" ARTISTA!
Te quiero. Silvia

Diamantina dijo...

Carezco de los elementos técnicos y teóricos para criticar tu trabajo, pero lo que tengo ante mis ojos es un cuadro extraordinario. Muy bonito. Saludos desde Managua, Nicaragua.

Melba

Conral dijo...

¡Qué maravilla! Una vez más da gusto disfrutar de tus cuadros, de tu pintura minuciosa y detallista. Te felicito y te deseo mucha suerte!!!

tuacuscinaspagnola dijo...

Mi piacerebbe essere lui per essere dipinto con questa delicatezza, l’attenzione, e l’amore dal tuo pennello. Bello, propio bello, complimenti.

Anónimo dijo...

Tomi, el niño es para comérselo...el cuadro para tenerlo en sitio preferente. Es fantástico, diferente y sin duda has superado sobradamente el reto. De todas formas sigue con tus retos y así nosotros seguimos disfrutando y aprendiendo de tu obra. Enhorambuena y un besote muy fuerte.

Pedro dijo...

Impresionante la mirada del niño y como has conseguido que se salga de la pantalla en este caso y supongo que del cuadro.
Pedro, apiterapeuta

Manuel dijo...

Dicho y hecho. Tu ánimo a animarme a dejarte un comentario mío en tu blog lo recibo como toda una invitación a conocer más y mejor tus obras, cosa que te agradezco.
He elegido está, porqué en esta te ví trabajar periodicamente junto a las de tus toallas (que a ver si las recojes, deben estar ya secas). En este cuadro, aparte de notar, en mi opinion, un resultado en el acabado distinto a las demás, que mucho me temo se debe a esos maravillosos soportes a la creta que nos facilita el bueno de Enrique, el efecto que has buscado en marcar irrealidades en la pared y en el suelo acompaña a crear una sensación mas a la totalidad, que a mi me ha venido por la mente del niño, el hecho de que se vea desde arriba, predomina su cabeza, y de ahi su mente y de ahi ese posible efecto de poder desvirtuar la realidad (muro y acera), su mundo.
Por otro lado, me recuerda al cuadro de Antonio Lopez (el lavabo) que pinta la pared desde 2 angulos distintos. y por otro lado un poquillo a los cuadros de realidades matematicas imposibles o posibles de Escher.
En fin, me gusta vamos.
Saludos de Manuel.
P.D. Por cierto, gracias a tu comentario del blog, se me activo una neurona de donde tenía el mío creado, que espero potenciar.